Enfermedades de Perros, Enfermedades de los Orejas

Ulcera del Pabellón; Esta enfermedad es frecuente en los perros de orejas largas, con presencia de pequeñas heridas en el margen externo de la oreja del perros. Se cura con polvos de cicatrizantes y soluciones al clorofenicol, fijando las orejas del perro con un vendaje a fin de evitar hemorragias al mover las orejas.

Enfermedades de Perros, Enfermedades de los Orejas

Otohematoma; Es el derramamiento sanguíneo entre el cartílago y la piel de la oreja del perro. La cura consiste en sajar la tumefacción, medicar al perro con lavados antisépticos y practicar un vendaje racional, a fin de evitar complicaciones hemorrágicas.

 

Otitis externa; Es la inflamación del conducto auditivo externo, causada por suciedad o por la presencia de cerumen. Algunas veces, en cambio, la causa debe buscarse en la presencia de cuerpos extraños en las orejas del perro.

 

Otitis media; Es la inflamación de la cavidad del tímpano debita a la presencia de cuerpos extraños o a lesiones traumáticas, a menudo es una complicación de la otitis externa.

 

Otitis interna; Esta en la practica se produce muy raramente y es muy difícil distinguirla de la otitis media. Los síntomas principales de esta enfermedad en los perros son, la sordera, fiebre, vértigo, síntomas nerviosos.

 

Otitis parasitaria; Es causada por la presencia de un parasito del conducto auditivo del genero de los ácaros de sarna, llamado “simbiontes auriculares”. El diagnostico debe confirmarse con un examen microscópico. Los perros afectados por esta enfermedad se sacuden y se rascan rabiosamente presos de verdaderas crisis nerviosas.

 

Soluciones generales para todas las otitis. Es muy importante limpiar las orejas del perro cuidosamente e instalar gotas a base de antibióticos y sedantes . Para la otitis parasitaria es aconsejable, previa limpieza del conducto auditivo, medicar profundamente la parte afectada con preparados anisárnoslos.

Es útil siempre practicar, junto a la cura local, una cura general a base de sulfamidas y antibióticos.

Deja un comentario